Metodologías

Con 18 años de funcionamiento el jardín Sagrada Familia es una institución de calidad probada, con un alto rendimiento pedagógico lo que es avalado por la inserción de nuestros niños a los colegios de mas alta calidad educativa de Rancagua.
Contamos con programas que abarcan todas las áreas de desarrollo de los niños, partiendo para esto de la actividad natural del niño que es el juego y la exploración, ya que a partir de esto el niño va construyendo su aprendizaje. Para esto contamos con variado material, adecuado y motivador, el que es actualizado constantemente.
Tenemos un programa de formación católica que incluye un trabajo valórico importante, queremos formar en los niños valores como sinceridad, solidaridad, respeto, orden, alegría, entre otros. A partir de esto los niños aprenden a aceptarse, quererse y respetarse a si mismo y a sus pares. Dentro del programa de formación trabajamos con un programa para la paz que se trabaja diariamente.

Nuestras programación de actividades semanal incluyen las siguientes estrategias:
Educación física: una vez a la semana con una profesora de educación física.
Rincones: cada sala es un rincón o área y los niños dos veces a la semana eligen a que sala van. Existe el rincón de la casa, arte, construcción y pensamiento.
Estrategias de lenguaje: donde trabajamos todos los días el desarrollo del lenguaje lo que favorece el futuro aprendizaje de la lectura y escritura. (dos juegos diarios).
Bits de la inteligencia: programa de aprendizaje de vocabulario diario.
Religión: dos actividades a la semana donde se trabaja con el programa de formación.
Inglés: También contamos con un programa de inglés donde a partir de los tres años hay 15 minutos diarios de actividades y juegos dedicados al aprendizaje de esta lengua.
Tenemos a lo menos una visita semanal a la biblioteca y otra para trabajar con la pantalla interactiva.
Además todos los días hay 3 actividades variables que abarcan todas las áreas del desarrollo.
Las actividades que se realizan durante la semana se envían a la casa como planificación mínima para que los padres puedan retroalimentar con sus hijos(as) las cosas trabajadas en el jardín.